Capítulo 4: Mis padres fueron los últimos en saberlo

entorno laboral

¿Quién fue la primera persona conocedora de tu verdadera identidad sexual?

La primera persona a quien se lo conté fue a Eli, una amiga con la que tenía mucha confianza entonces. Antes había intentado decirlo al grupo con el que salía, así en general, y ya más de una vez había soltado alguna cosilla a ver como se lo tomaban, como tanteando el camino; pero no tuve el valor de soltarlo con claridad. Hasta que un día no pude más y se lo conté a ella, que reaccionó genial, me supo escuchar y me animó a seguir adelante. Se interesó tanto como yo en buscar información y fue quien llamó al clínico para informarse. La verdad, me ayudó muchísimo.

Cuando hablas con tus padres ya estabas con tu actual pareja, con la que desde el primer momento has tenido un rol masculino. ¿Cómo se lo tomaron?

La carta de la primera cita con la psicóloga llegó a casa de mis padres, y en un principio les dije que era para el médico de la tiroides, ya que también me estoy tratando de eso. Y cuando me senté a hablar con ellos sobre mi transexualidad fue así como “oye, que la cita que llego que os dije que era para la tiroides… que no… que no es para eso, es para otra cosa…” Entonces se asustaron un poco, se pensaban que estaba enfermo o algo. Entonces fue cuando mi novia les dijo a mis padres que era para la reasignación de género, porque entre los nervios y lo llorón que soy no pude ni hablar. Y ellos se quedaron descansando y me dijeron “¡que susto! ¡Ojalá todo fuera eso!”. Y ya me relajé un poco y les estuve explicando, les puse un vídeo de mi psicóloga donde explica un poco el tema (pero que, por desgracia, ya no está en Youtube). Desde entonces me acompañan a todas las citas y me apoyan en todo.

¿La psicóloga de la Seguridad Social te dio algún consejo a la hora de plantear el tema?

Fue la psiquiatra, y fue una gran ayuda. Aunque ya te digo que casi ni pude hablar, que fue mi novia la que hablo por mí, pero me ayudó a entender la forma de plantearlo.  No sé por qué razón, la primera idea que tienes a la hora de decirlo es como imponiendo “yo soy así y me tenéis respetar” y ahí es cuando nos equivocamos. La psiquiatra me hizo entender que con esa actitud lo que hacemos es no darles oportunidad de aceptarlo o no, que directamente vamos imponiendo y es cuando se crea conflicto. Es mejor plantearlo en modo “dando pena” (risas). “Me pasa esto, y necesito esto, espero que lo entendáis y que estéis conmigo en este camino que quiero tomar… Si no, lo entenderé, y si queréis, me apartaré de vuestras vidas”. Tal cual. ¿Qué padres no van a estar a tu lado si le planteas algo así?

Una vez el núcleo más cercano  lo supo ¿cómo se lo dices al resto de familiares y amigos?

Una vez se lo conté a la primera amiga, que me apoyó tanto, con el resto ya fue fácil y no costó decirlo. De hecho, mis amistades y compañeros de trabajo ya lo sabían cuando aún no les había dicho nada a mis padres, que fueron los últimos en saberlo.  Preferí esperar a tener el consejo de la psiquiatra porque no quería cagarla, quería hacerles el mínimo daño posible. Y como tuve todo el follón de médicos y la cosa se alargó, pues por eso fueron los últimos en saberlo. 

Por otro lado, la gran mayoría de mi familia vive en Málaga y hace tiempo que no les veo, y cuando mis padres viajaron el verano pasado ellos fueron quienes lo contaron. No he tenido la oportunidad de verlos aún, pero la reacción ha sido buena también.

Llevas años en el mismo trabajo en unos grandes almacenes. ¿Cómo se lo han tomado los jefes y compañeros de trabajo?

Ahí es donde más cojones le he tenido que echar, ya que son muchos compañeros y no sabes cómo se lo van a tomar. Somos más de 300 trabajadores y como es lógico, relación estrecha quizá solo la tenga con 10 o 20, que son los que lo han sabido de mi boca. El resto, pues se ha ido corriendo la voz, pero sinceramente me la sopla lo que piensen, o si miran, si cuchichean o si señalan. Me da exactamente igual. En mi círculo de trabajo estoy muy a gusto, y tanto mis compañeros como mis jefes se lo han tomado con total normalidad. No han tenido ningún problema en llamarme Raúl de un día para otro. Como anécdota, contar que fue mi jefe el que me reunió y me saco el tema ya que yo aun no sabía cómo decírselo, y me estuvo preguntando e interesándose, cosa que me hizo sentir a gusto, me lo puso fácil la verdad.

Han pasado diez días desde la primera inyección de testosterona. ¿Has notado algún cambio físico u orgánico ya o de momento no?

Pues no la verdad, físico nada aún. Los primeros días estaba mirándome al espejo todo el día a ver si notaba algo (risas), pero no me quiero obsesionar. Me hice fotos antes de pincharme y me las volveré a hacer cuando cumpla un mes, y ahí compararé.

Lo único que he notado es una mezcla de emociones. Soy de lagrima fácil y estos días, por ejemplo, en el grupo de terapia, le preguntaron a mi madre algo que la mujer se emocionó  y en una situación normal yo me hubiera emocionado también, y no fue así, controle la lagrimilla. Pero en cambio he tenido otros días que he llorado hasta con los goles del Real Madrid… Es broma, no sé, ¡las hormonas están muy revolucionadas!

La pasada semana te encargué “de deberes” que me hablases de los posibles efectos secundarios que la testosterona puede producirte, ya que lo habías mirado por encima. ¿Has notado alguno de esos efectos secundarios?

¡Hice los deberes! Y me lo leí. Lo que explica primero es un consentimiento al tratamiento que estoy recibiendo, y luego los síntomas que iré notando. Los que ya expliqué: acné, aumento masa muscular, incremento y oscurecimiento del vello corporal, alopecia, cambio paulatino de la voz, aumento de la líbido, crecimiento del micropene…  Y luego como efectos secundarios, explica que la persona tratada será más propensa a enfermedades cardiovasculares, colesterol…
No significa que vaya a tener eso si o si, quiere decir que dejas de ser propenso a las enfermedades que normalmente pueden tener las mujeres, para serlo en las que son propensos los hombres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: